Oftalmólogo detalla la técnica más rápida para reparar una córnea

Se perfora y se introduce una capa fina que se enrolla para poder inyectarla.

Fuente: LUN

“La córnea es la ventana que está por delante del ojo. Es como si fuera un parabrisas que cuando está opaco o deformado, provoca que disminuya la visión y, a veces, es necesario cambiar”, así comienza Marc Mouraine, jefe de Servicio del Centre Hospitalier Universitarire Charles Nicolle de Rouen, Francia, especialista en patología corneal crónica, a explicar por qué y cómo se realiza un injerto que proviene de un donante cadáver al cual se le extrae tejido.

Mouraine, quien visitó Chile invitado para las Jornadas Franco Chilenas de Oftalmología, comenta que hace 10 años se realizaba un injerto total; en cambio, actualmente es posible cambiar solo una capa, sin colocar suturas, lo que genera que la recuperación sea mucho más rápida.

Tres capas principales

En tanto, Jean Claude Thenot, oftalmólogo especialista en cirugía de cataratas y cirugía refractiva aclara que la córnea tiene tres principales capas: el epitelio, el estroma y en endotelio, la más delgada

¿Cómo es el proceso?

“Se inyecta una capa de la córnea que se adhiere sola. Para entenderlo hay que pensar que detrás de ella hay un espacio, que es la cámara anterior. La córnea se perfora y se introduce una capita fina que se enrolla, con una especie de embudo, para poder inyectarla. Para lograrlo se realiza la misma incisión para la catarata”, dice Mouraine, quien también es asesor nacional en gestión de bancos de córnea para Francia.

Thenot aclara que “lo que se inyecta en la cámara anterior es un injerto de endotelio, muy delgado, para luego posicionarlo contra la cara posterior de la córnea. Es como tapizar la córnea por atrás, que corresponde a la cámara anterior”.

Tipos de injertos

El injerto puede ser total, conocido como penetrante, de todo el grosor, lo que incluye las tres capas; lamelar; de solo una capa, por ejemplo, de estroma, indicado cuando se presentan situaciones como una cicatriz corneal de la parte anterior; o una capa de endotelio cuando es este último el que genera la opacidad corneal. “El funcionamiento de esa capita de células, permite recuperar la transparencia de toda la córnea”, puntualiza Thenot.

¿Cuándo hay que realizarlo?

“Básicamente, el injerto se necesita cuando la córnea no es transparente. En algunos casos, las cirugías de cataratas que se complicaron pueden derivar en la necesidad de un injerto, en otros”, dice Mouraine. “Esta pérdida de transparencia está determinada genéticamente”. Por ejemplo, cuenta, la enfermedad de Distrofia Fuchs genera que la córnea tenga una tendencia natural a perder transparencia que incentiva frente a una intervención, como la de las cataratas. También es posible realizar una cirugía combinada -que incluye la de cataratas y el injerto- que tiene buenos resultados.

En caso de existir una lesión importante en la córnea o de padecer una deformación en ella, incompatible con la visión, Thenot, detalla que se puede realizar un injerto a pacientes que ya cumplieron los 15 años.

¿Se puede prevenir?

“No hay una manera de prevenir, solamente se puede constatar que existe una lesión que puede llevar a un injerto de córnea”, especifica Thenot. Sin embargo, se puede pesquisar a tiempo y actuar en función de su evolución, acota.

¿Qué pasa con la donación?

Thenot cuenta que “el gran problema de los países latinoamericanos es la falta de bancos de tejido oculares y de profesionales con dedicación exclusiva a ella. En Chile, las capacidades técnicas del personal de salud están al mismo nivel que los países desarrollados”.

Actualiza tus conocimientos, revisa las innovaciones en el área de la salud AQUÍ.

Déjanos tu comentario

  • (*) Son campos obligatorios

Gracias por su comentario

Su comentario será publicado en las próximas 24 horas.

« Volver