El rol de la enfermería en el cuidado domiciliario

La atención busca dar asistencia sanitaria con calidad y calidez, dado los altos costos que puede significar en casos de problemas agudos de salud.

Fuente: El Mercurio

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la atención domiciliaria como aquella modalidad de asistencia programada que lleva al domicilio del paciente los cuidados y atenciones biopsicosociales y espirituales.

La atención domiciliaria permite al equipo de salud interactuar no solo con el enfermo, sino también con los miembros de su familia o con su cuidador, logrando un mejor conocimiento del entorno para brindar una atención continua e integral.

Se genera entonces una alianza terapéutica entre la persona, la familia, su comunidad y los profesionales de la salud, desarrollando actividades de promoción, prevención, curación y rehabilitación.

La directora de la Escuela de Enfermería de la Universidad Central, María Vanessa Hormazábal, explica que la atención domiciliaria se brinda a aquellas personas que, debido a su estado de salud o etapa de su ciclo vital, requieren una intervención en un espacio de confidencialidad, comprensión y cariño.

“La casa es el ambiente natural de la persona, su lugar de referencia, donde está su familia y llegan sus amigos, el espacio donde ha construido su vida personal”, indica.

Según Hormazábal, la atención domiciliaria es una oportunidad para que el profesional de salud pueda valorar las condiciones del lugar y la situación familiar de la persona dependiente. Esto implica detectar necesidades, recursos y redes de apoyo con que cuentan la persona y el grupo familiar, así como realizar un plan de cuidados adecuado a cada realidad, potenciando la comunicación entre los integrantes del equipo de salud y los miembros del hogar.

“De alguna manera, la atención domiciliaria permite otorgar cuidados centrados en las personas, dando la oportunidad de ejercer la enfermería desde su más profundo sentido, con una visión holística, personalizada y humanizada”, analiza la especialista.

Hormazábal señala que el cuidado domiciliario es beneficioso en múltiples sentidos: permite al usuario y su entorno estar más informados sobre su situación y acceder a educación para la salud que pueda contribuir a su recuperación. Todo ello, en un ambiente de comodidad y bienestar. A ello se suma la disminución en las posibilidades de infecciones intrahospitalarias y el uso de camas críticas.

Revisa los últimos avances e innovaciones en el área, AQUÍ

 

Déjanos tu comentario

  • (*) Son campos obligatorios

Gracias por su comentario

Su comentario será publicado en las próximas 24 horas.

« Volver